PROGRAMA DE REINTRODUCCIÓN DEL BERRENDO PENINSULAR

Berrendo Peninsular.

Zona de trabajo

Reserva de la Biosfera El Vizcaino y Área de Protección de Flora y Fauna Valle de los Cirios, Baja california

Línea de acción

Manejo de especies

Vigencia

Desde 1997 a la fecha

Con el Programa de Reintroducción del Berrendo Peninsular (PRBP), nuestra misión es rescatar y preservar esta especie endémica y su hábitat en las planicies costeras del desierto de El Vizcaíno, en Baja California.

El berrendo peninsular (Antilocapra americana peninsularis) es un mamífero endémico de la Península de Baja California. Sin embargo, unas cuantas décadas de interacción con el hombre durante el siglo XX redujeron su población a sólo 170 ejemplares, colocándolo al borde de la extinción.

La función del berrendo peninsular es fundamental para el ecosistema del desierto ya que, al ser el animal de mayor talla de las planicies, rompe con sus pezuñas la capa salina del suelo y con sus excretas va sembrando las semillas de las plantas que ha comido, provocando el resurgimiento de nueva vegetación a su paso, la cual brinda humedad y refugio a otras especies, por lo que se le conoce como el agricultor del desierto.

Desde 1997 hemos trabajado en el desierto de El Vizcaíno, en el manejo intensivo, extensivo y en vida libre del berrendo peninsular a través de la operación de la Unidad de Manejo y Aprovechamiento de Vida Silvestre (UMA) Estación Berrendo. Nuestra meta a largo plazo es lograr la consolidación de un hato viable de vida libre, que logre un aumento de su población del 20-30% en los próximos 5-10 años.

Para alcanzar estos objetivos, llevamos a cabo labores de evaluación de áreas para liberación considerando múltiples factores, desde la calidad del hábitat hasta la presencia de la subespecie y la cercanía a asentamientos humanos. Todo coordinado por un comité con representantes de comunidades locales, ENDESU, CONANP y la Subsecretaría de Sustentabilidad Ambiental del estado de Baja California.

Con el objetivo de reducir la competencia con el ganado doméstico, construimos cercas con comederos y bebederos en áreas clave, los ejidos locales realizan monitoreos mensuales y suministran de forraje y agua a las esclusas. Estas acciones son esenciales para el éxito a largo plazo del proyecto.

La liberación de los ejemplares la realizamos bajo estrictos protocolos de seguridad para los berrendos. Además, monitoreamos de manera constante a los ejemplares liberados y a los que se encuentran en cautiverio se les brindan los cuidados y atenciones necesarias para que sean exitosos una vez que sean liberados.

Este proyecto es prueba de que la conservación y restauración de los espacios naturales son posibles. Nuestra experiencia de más de 25 años y nuestros logros hablan por sí mismos. Cada acción que tomamos es un paso hacia un futuro en el que el berrendo peninsular y su hábitat puedan prosperar.

GALERÍA FOTOGRÁFICA

Estas fotografías son un breve resumen visual del trabajo que se ha realizado durante 25 años con los berrendos peninsulares.